¡Ha llegado el verano! Hábitos de vida saludable y rutinas de estudio y lectura

¿Se te ocurre una mejor manera de disfrutar del verano con responsabilidad que compartiendo planes en familia? Con el solsticio de verano renovamos energías y comenzamos a disfrutar de más horas de luz y tiempo libre. Se acabaron los horarios rígidos y predecibles del invierno y empiezan las ansiadas vacaciones.

El marco es inmejorable, y aunque todos tenemos muchas ganas de descansar y relajarnos, es verdad que en estas fechas también nos invade una sensación de caos e incertidumbre por no saber cómo vamos a ocupar bien el tiempo de nuestros hijos. Tras haber realizado un esfuerzo sobrehumano durante los meses más duros de confinamiento todos necesitamos un respiro. Si a ti también se te han acabado las ideas, sigue leyendo y descubrirás los mejores planes para un verano que ni siquiera el COVID-19 podrá alterar.

Los niños siguen siendo niños y necesitan pasar tiempo con amigos y familiares, jugar, divertirse y aprender cosas nuevas cada día.  La llegada del calor es el mejor momento para explorar con ellos hábitos de vida saludables, establecer rutinas de estudio veraniegas, ser ejemplo del gusto por la lectura para relajarse, y disfrutar de un verano que, a pesar de seguir siendo diferente, ya es preludio de un nuevo principio para todos.

Los planes que te proponemos no son nuevos, ni pretenden ser originales, pero sí apuestan por dar valor a lo que tenemos a nuestro alcance y no siempre sabemos valorar. En cada sección, encontrarás recursos para compartir en familia que esperamos os hagan disfrutar a todos y seguir aprendiendo día a día.

Hábitos de vida saludables

Todos sabemos que la integración de hábitos de vida saludables empieza siempre en casa. Es importante establecer unas rutinas de verano que, además de mantener a nuestros hijos ocupados, les ayuden a conservar y mejorar la salud y ganar autonomía.
La naturaleza es sabia y por ello el verano es la estación con la fruta de temporada más variada y más rica en agua, vitaminas y minerales. Con las altas temperaturas y la falta de rutina, el apetito de los más pequeños suele disminuir, así que os proponemos aprovechar la riqueza de colores y sabores que nos rodea para explorar nuevas recetas frescas, ligeras, nutritivas y atractivas haciendo alguna modificación en la presentación o añadiendo algún ingrediente nuevo para captar su interés.

¿Quién no conoce el sushi? Un snack japonés delicioso que se presta para innovar y descubrir nuevos sabores. No dudéis en poner a prueba a vuestros pequeños chefs y juntos probar esta deliciosa receta:

Makis de melón con jamón.

Necesitarás 6 lonchas finas de jamón curado, arroz (opcional) y melón cortado en bastoncitos. Para hacer los makis, extiende las lonchas de jamón (si son muy anchas, córtalas por la mitad a lo largo). Coloca encima arroz en el centro (opcional), y presiona para aplanarlo y que llegue a los bordes del jamón. Después, dispón los bastoncitos de melón y enrolla el jamón hasta envolverlos y formar unos rollitos al estilo del sushi. Córtalos, disfruta y no te olvides de acompañarlos con la bebida estrella del verano: el agua. 

Si además queréis convertir la experiencia en un juego que ayude a los más pequeños con sus habilidades motoras y potencie su autonomía, ¡proponedles utilizar palillos!

De viaje

Tenemos la suerte de vivir en un país que nos ofrece grandes posibilidades para todo tipo de gustos. Salir de viaje nos da la oportunidad de planear juntos los lugares a visitar e investigar sobre la gastronomía de la zona. Anima a los niños a buscar cuáles son los platos típicos y, una vez allí, llévalos a mercados locales para que encuentren todos los ingredientes, hagan fotografías y creen un álbum en el que describir sabores nuevos.

Y ya que vais a viajar, aseguraos de que toda la familia se protege bien del sol. A veces no es sencillo explicar a los niños por qué es tan importante, así que os presentamos un gran pequeño libro de la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer) Protegerse del sol es divertido, que además de instruir, nos ayudará a hacerles entender la importancia de la lectura.

¡Descárgalo aquí y hazte con tu propia copia!

Rutinas de estudio

Al igual que los adultos, los niños también necesitan desconectar y descansar en verano. Por eso, aunque seremos más flexibles durante las vacaciones, les ayudaremos a mantener su equilibrio interno para que aprendan a ser organizados y responsables mientras disfrutan de su libertad. Esto se puede conseguir realizando tareas sencillas y cotidianas como las que te proponemos a continuación: anímales a escribir un diario que describa sus vacaciones y así fomentar la escritura, pídeles que escojan algún libro que realmente les guste para desarrollar el hábito lector y dales responsabilidades en casa – hacer su cama, doblar su ropa o acompañarnos a hacer la compra.

Una idea para fomentar su creatividad es ayudarles a crear un diario propio con material reciclado, en este caso un pantalón vaquero viejo. 

¡Mirad el resultado! solo se necesita un cuaderno, un vaquero, tijeras, pegamento y mucha imaginación.

Leer es un placer

El primer paso para fomentar la lectura entre los niños es predicar con el ejemplo. Si nos ven leer, si dedicamos unos minutos al día a leerles un cuento y otorgamos a los libros el valor y el lugar que se merecen, la lectura se convertirá en su compañera. Aprovecha el comienzo del verano para regalarles un cuento, libro o cómic y compartir su lectura juntos. Os dejamos una lista de novedades infantiles que no os podéis perder:

#Verano2021 #ConResponsabilidad #NosGustaEducar

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on skype
También te puede interesar: