El curso escolar 2020-2021 se presenta ante todos como un gran reto al que hacer frente dada la incertidumbre que, a pocas semanas de comenzar, aún envuelve la situación. La crisis que ha generado la pandemia provocada por el coronavirus SARS – Cov-2 (Covid-19) ha puesto en alerta a una sociedad en su totalidad, con sus costumbres, sus rutinas y sus específicas formas de funcionar en todos los ámbitos, tanto a nivel social, como económico y profesional.

Como consecuencia de esta indecisión y con el objetivo de tener una previsión organizada, debidamente estudiada y analizada, que sepa dar respuesta a las distintas situaciones que el nuevo curso nos pueda plantear, se hace necesaria la elaboración y desarrollo de un Plan de Contingencia propio que tenga como premisa fundamental garantizar la seguridad y la salud del personal empleado y del alumnado, así como ofrecer continuidad de los distintos servicios ofrecidos a sus clientes con los máximos estándares de calidad y con el correcto seguimiento del alumnado, que siempre caracterizan a la compañía.

Este Plan de Contingencia  contempla los tres posibles escenarios que podrían darse, en función de cómo vaya evolucionando el número de contagios a nivel nacional y de la necesidad o no de volver a un confinamiento total o parcial según sea recomendado o impuesto por las autoridades competentes. En cada uno de ellos, quedan establecidas las líneas de actuación que seguiría Activa, haciendo una clara y específica clasificación del grueso de servicios que se desarrollan dentro de la empresa en un estado de normalidad, y plasmando los objetivos fundamentales y las pautas de trabajo que se perseguirían en cada una de ellas desde un punto de vista no solo organizativo sino también pedagógico.

Plan_contingencia